Sitio dedicado al estudio

de la Filosofia y la Etica

Jesús en la resurrección de Lázaro (Juan 11) habla con Marta, la hermana de Lázaro y le dice: ¿No te dije que si crees verás la Gloria de Dios? Es frecuente en los evangelios las expresiones referidas al ver o al percibir ya sea al reino de Dios o a Dios, por ejemplo: "Nadie puede ver el reino de Dios si antes no renace de lo alto", Juan 3:3.
Las enseñanzas de Jesús tienen un parecido a las enseñanzas de Platón, ambos autores nos explican que hay objetos que pueden ser percibidos por los sentidos como los objetos físicos y objetos que solo pueden ser percibidos con la inteligencia, estos son los entes inmateriales.
Jesús al hablarnos del espíritu nos habla de percibir a Dios y a sus atributos divinos (como por ejemplo la eternidad) con la inteligencia, con el don de ciencia: "Esto es la vida eterna que te conozcan a ti único Dios verdadero", Juan 17:3.
Jesús le pide a Marta no la simple fe que viene de aceptar el credo, (el credo son una serie de afirmaciones que constituyen la base de la doctrina religiosa, por ejemplo en la religión católica esta en la catequesis y la liturgia), sino de aquella fe que proviene del conocimiento y la experiencia, la fe adulta.
La resurrección de Lázaro nos recuerda la importancia de la confianza en dios, dios obra en nosotros a través de sus perfecciones, es decir de sus dones. Jesús como "hijo del hombre", como personificación de las perfecciones de Dios ("yo soy la resurrección y la vida"), nos enseña el don de la resurrección, es decir la inmortalidad perfecta: "Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra. -Quiten la piedra- ordenó Jesús. Marta, la hermana del difunto, objetó: -Señor ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí. -¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios?-le contestó Jesús. Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo: -Padre, te doy gracias porque me haz escuchado. Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que esta aquí presente, para que crean que tu me enviaste. Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas: ¡Lázaro, sal fuera! El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario. -Quítenle las vendas y dejen que se vaya - les dijo Jesús. Juan 11:38-45

La carta a los hebreos nos habla sobre el poder de la palabra de Dios, esta palabra tiene el poder de cambiar a las personas cuando la escuchan, es decir la retienen, y la viven, la practican con constancia (don de la piedad), la palabra es la misma sabiduría. Adorar a Dios es adorar la sabiduría, sobre la palabra se habla en hebreos:
"Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta en lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos  y las intenciones del corazón." Hebreos 4:12.
La carta dice que la palabra es "viva y poderosa", es decir es progresiva,acumulativa, fructifica a través de la constancia, recibimos el espíritu santo (gnosis en filosofía) meditando en la palabra. El ápostol Pablo nos aclara sobre el poder de la palabra: "Temamos, entonces, mientras permanece en vigor la promesa de entrar en el reposo de Dios." Hebreos 4:1.
Temer significa tener devoción. Recordemos que el temor de Dios o don de la piedad es constancia, firmeza, devoción, ecuanimidad, estabilidad. La palabra solo puede ser recibida con espíritu de piedad. El reposo de Dios es la misma actividad contemplativa, la vida contemplativa es el máximo premio que reciben aquellos que viven y escuchan la palabra, los ángeles son creados para la contemplación de Dios.
El apóstol añade que la palabra "penetra hasta en lo mas profundo del alma y del espíritu", la sabiduría solo tiene dos opciones: puede ser aceptada o rechazada de plano no hay opciones intermedias, la sabiduría o la palabra es como un campo con un tesoro escondido, cuando encontramos este tesoro entramos en el reposo de Dios.
La palabra finalmente "juzga los pensamientos y las intenciones del corazón", es así porque es de allí que salen las buenas y las malas intenciones, es allí donde se concibe el pecado y la misericordia.
Recordemos finalmente lo que nos dice el apóstol Juan sobre la palabra:
El evangelio de Juan añade: "Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la percibieron." Juan 1:1-5

La biblia nos enseña en que consiste la inteligencia espiritual en la práctica, con dos personajes bien claros: el rey salomón y el buen samaritano
1)el Rey Salomón le pide inteligencia a Dios en el libro de Reyes:
“En Gabaón, el Señor se apareció a Salomón en un sueño, durante la noche. Dios le dijo: “Pídeme lo que quieras”. Salomón respondió:…Concede a tu servidor un corazón que sepa escuchar, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. Al Señor le agrado que Salomón le hiciera este pedido, y Dios le dijo:. Té doy un corazón sabio y entendido”, 1 Reyes 3:5-10.
Salomón le pide a Dios la escucha, es decir la capacidad de saber escuchar en situaciones difíciles y además la capacidad para discernir, es decir separar el bien del mal, y con este pedido Dios le da otro don, Dios le otorga un corazón entendido, es decir la capacidad de alcanzar y de captar con la inteligencia las verdades de Dios y con ello la capacidad de contemplarlo, Jesús lo explica de otra manera: "Nadie puede ver el Reino de Dios si antes no renace de lo alto", Juan 3:3.
Este pedido del Rey Salomón se traduce en un famoso caso práctico, el caso del Rey Salomón y las dos prostitutas, en 1 Reyes 3:16-18:
Una vez, dos prostitutas fueron a presentarse ante el Rey. Una de las mujeres le dijo: “¡Por favor, señor mio!. Yo y esta mujer vivimos en la misma casa, y yo di a luz estando con ella en la casa. Tres días después de mi parto, dio a luz también ella. Estábamos juntas, no había ningún extraño con nosotras en la casa, fuera de nosotras dos. Pero una noche murió el hijo de la mujer, porque ella se recostó encima de el. Entonces se levanto en medio de la noche, tomo de mi lado a mi hijo mientras tu servidora dormía, y lo acostó sobre su pecho; a su hijo muerto en cambio, lo acostó en mi regazo. A la mañana siguiente, me levante para amamantar a mi hijo, y vi que estaba muerto. Pero cuando lo observe con mayor atención a la luz del día, advertí que no era mi hijo, el que yo había tenido.” La otra mujer protesto: ¡No! ¡El que vive es mi hijo! Y así discutían en presencia del rey. El Rey dijo: “Esta mujer afirma: Mi hijo es este, el que esta vivo, el que esta muerto es tuyo. Esta otra dice: No, tu hijo es el muerto, el que esta vivo es el mio. Y en seguid añadió: “Tráiganme una espada”. Le presentaron la espada y el Rey ordeno: “Partan en dos al niño vivo, y entreguen una mitad a una y una mitad otra”. Entonces la mujer cuyo hijo vivía se dirigió al Rey, porque se le conmovieron las entrañas por su hijo y exclamo: ¡Por favor, señor mio! ¡Denle a ella el niño vivo! ¡No lo maten! La otra en cambio decía: ¡No sera ni para mi ni para ti!¡Que lo dividan! Pero el rey tomo la palabra y dijo: “Entréguenle el niño vivo a la primera mujer, no lo maten: ¡ella es su madre! Todo israel oyó hablar de la sentencia que había pronunciado el rey, y sintieron por el un gran respeto, porque vieron que había en el una sabiduría divina para hacer justicia.
El libro de Apocalipsis nos muestra la importancia del entendimiento:

"En esto consiste la sabiduría: el que tenga entendimiento, calcule el numero de la bestia, pues es numero de un ser humano: seiscientos sesenta y seis. Apocalipsis 13:18

2) Inteligencia espiritual, no solo es entendimiento, sabiduría y discernimiento, es también empatía con el prójimo:
"Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayo en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hicieron y se fueron, dejándolo medio muerto. Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo. También paso por allí un levita: lo vio y siguió su camino. Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a el, lo vio y se conmovió. Entonces se acerco y vendo sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargo de cuidarlo. Al día siguiente, saco dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: Cuídalo, y lo que gastes de mas, te lo pagare al volver. ¿Cuál de los tres te parece que se porto como el prójimo del hombre asaltado por los ladrones?”, Lucas 10:29-37.
La parábola nos explica que pecamos como el Levita y el fariseo, o vivimos rectamente como el buen samaritano. El buen samaritano actúa conforme al don espiritual de la rectitud: "haz por los demás lo que te gustaría que hicieran por ti", Mateo 7:12. La diferencia entre le pecado y la rectitud es la empatía, la capacidad de colocarnos en el otro, la empatía es otra forma practica de inteligencia.

Eventos

  • Retiro de libros editados
    Viernes, 11 Julio 2014 17:03
    Retiro de libros editados

    Mi nuevo Libro retirado de Editorial Dunken el viernes 11 de Julio de 2014

  • A la venta la nueva version del Tratado
    Viernes, 11 Julio 2014 17:11
    A la venta la nueva version del Tratado

    Salio a la venta el libro, su nueva version mas completa que la descarga gratuita,  en Editorial Dunken, pueden llamar y comprar el libro.

  • Entrevista en Radio Fm Signos
    Martes, 15 Julio 2014 10:57
    Entrevista en Radio Fm Signos

    Mi entrevista en el programa de Estela, "la Caja de Pandora", en Fm Signos. Martes de 10 a 11 00 am en Fm 92.5. Argentina. Link de la Radio: http://www.fmsignos.com.ar/index.html

Suscribirse a nuestro boletín

Copyright V Evangelio © 2014. Todos los derechos reservados.