Imprimir esta página

Qué son la devoción y la adoración de Dios, la búsqueda espiritual.

La búsqueda espiritual comienza con el deseo de instruirse La búsqueda espiritual comienza con el deseo de instruirse

Tomas de Aquino en el Suma de Teologia nos expica que Dios es la perfección en grado sumo, Dios es la sabiduria misma nos aclara el Teólogo, la sabiduria es la esencia y la  substancia de Dios, es decir la sabiduria es substancia divina (espiritu) porque hablar de la sabiduria es hablar de Dios. La substancia es aquello de lo que se predica, la esencia es la caracteristica distintiva o principal de algo. Tomas de Aquino al referirse al amor sostiene: Dios es amor sin pasión, es decir no podemos atribuir imperfecciones a Dios como el error y la pasion. Cuando en la Biblia se habla de la ira de Dios, esas son metáforas. ¿Porque los Padres de la iglesia como San Agustin y Santo Tomas asocian la sabiduría a Dios y afirman que Padre, hijo y espiritu santo son una sola sabiduría? La sabiduría es anterior al amor, es decir precede al amor porque para amar algo hay que conocerlo primero. No se puede ama lo que no se conoce. La sabiduria es eterna, inmanente e increada, es un ente que solo puede ser percibido con la inteligencia como sostiene Aristóteles.
La devoción a Dios en su verdadera forma es adoración a la sabiduría, en latín la devoción es un aspecto de la Piedad o de la vida piadosa. Es por esto que el Rey Salomon, un gran devoto de la misma, y el mejor ejemplo de un sabio en el Antiguo Testamento sostiene en su libro Sabiduria: "El comienzo de la Sabiduria es el verdadero deseo de instruirse", Sabiduria 6:17. El devoto busca la instrucción de Dios, se goza en ella, la retiene y la pone en practica. La sabiduria es la ciencia de las causas ultimas y el conocimiento de los medios correctos para vivir.
La devoción a Dios no es vernerar imagenes religiosas o sagradas. La búsqueda del devoto son los dones y perfecciones de Dios: la escucha sagrada, la videncia es decir la capacidad de comunicarnos con Dios y de interpretar sueños (oráculo), de adivinar el futuro, de ver en lo oculto; en sintesis recibir la vida eterna ("esto es la vida eterna que te conozcan a ti unico Dios verdadero", Juan 17:3) constituyen los misterios últimos de la sabiduria y el amor de Dios. El devoto dirige toda su inteligencia a Dios y adquiere la ciencia, el devoto es lo contrario al necio, como explica Platón en su mito de la caverna, el necio no entiende ni comprende la ciencia de Dios, se burla de ella y la desecha. El devoto construye, edifica, el cambio el necio depende de la suerte y los vaivenes de la vida, como el barco sin timón que depende solo de los vientos.
Toda búsqueda espiritual, de devoción y de adoración comienza con la adquisicion gradual de sabiduria, como la levadura que fermenta toda la masa.