Sitio dedicado al estudio

de la Filosofia y la Etica

La virtud de la esperanza: Ancla del alma, sólida y firme

No hay en los autores clásicos griegos, Aristóteles y Platón, en particular, un estudio sobre la virtud de la esperanza. Es con los evangelios y la filosofía escolástica que se alcanza un conocimiento sobre esta virtud.
La virtud teologal de la esperanza, es una virtud infusa por el espíritu santo de acuerdo a la escuela tomista (filosofía escolástica) y una de las siete virtudes cristianas que son: la templanza, la fortaleza, la justicia, la prudencia, la fe, la Caridad y la esperanza.
En la Religión cristiana la esperanza es uno de los tres dones, junto con la justificación y la fe que se reciben en el sacramento del Bautismo. La fe es aceptar el credo y la esperanza la confianza en recibir el bien de la vida eterna y las bendiciones de las bienaventuranzas. La virtud de la esperanza en la practica es una virtud que nos asiste en las dificultades concretas de la vida. La justificación completa las virtudes infusas y prepara el alma para la vida en gracia.
La epístola a los Hebreos nos habla de las virtudes infusas de la fe y la esperanza, la carta si bien es de un autor desconocido, pero probablemente Pablo, la carta es una homilía y una exhortación a conservar la Fe.
En la carta el autor expresa: "solamente deseamos que cada uno muestre siempre el mismo celo para asegurar el cumplimiento de la esperanza. Así, imitaran el ejemplo de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas", Hebreos 6:11-12.
El autor de la epístola a los Hebreos nos enseña que esta virtud completa y perfecciona la Caridad (Amor al Bien o Amor perfeccionado por la naturaleza del bien) y la Fe, siguiendo esta idea la esperanza es un don espiritual (como concepto teológico).
En la epístola el autor continua y afirma: Esta esperanza que nosotros tenemos, es como un ancla del alma, sólida y firme. Hebreos 6:19.
En la carta el autor habla de la esperanza y explica que la esperanza implica celo y paciencia para alcanzar las promesas de las Bienaventuranzas. Recordemos que las bienaventuranzas, además de ser la exposición del plan de Dios, son  promesas de bendición, la esperanza busca el largo plazo, no el corto.
La virtud de la esperanza si bien se entiende que ordena el hombre a los divino, depende de la vida en gracia, en esencia no hay esperanza para los que practican el error. La esperanza no se realiza en la vida en el mas allá, se realiza en la vida eterna, que es en esencia la verdadera promesa de las bienaventuranzas: "esto es la vida eterna, que te conozcan a ti único Dios verdadero", Juan 17:3.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información requerida con la marca (*). No está permitido el Código HTML.

Suscribirse a nuestro boletín

Copyright V Evangelio © 2014. Todos los derechos reservados.