Sitio dedicado al estudio

de la Filosofia y la Etica

Los diez mandamientos de la ley de Dios

Los diez mandamientos son un listado de imperativos, ordenes y consejos que describen el sentido común y la moralidad del mundo antiguo, según la Biblia fueron dictados por Dios a Moisés y están listados en el Deuteronomio 5:6-22:

Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud.
No tendrá otros dioses delante de mi. No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba.
No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios.
Observa el día sábado para santificarlo, como el Señor, tu Dios, te lo ha ordenado.
Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor, tu Dios te lo ha mandado.
No matarás.
No cometerás adulterio.
No robarás.
No darás falso testimonio contra tu prójimo.
No codiciaras la mujer de tu prójimo, ni desearás su casa, su campo, ni ninguna otra cosa que le pertenezca.

Luego en tiempos de Jesús estos diez mandatos, órdenes se resumirán en simplemente dos:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y todo tu espíritu. Este es el mas grande y primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amaras a tu prójimo como a ti mismo, Mateo 22:34.

Esta simplificación de 10 a 2 se debe a que la antigua ley se vuelve impracticable, en el cuento del burro y el pozo: "si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca enseguida aunque sea sábado?", Lucas 14:5. En este caso el 4 mandato se opone a la vida.
La reducción también se debe a que la antigua Ley no responde a la bienaventuranza, esto queda patente en el diálogo entre el Fariseo Nicodemo que es un doctor de la Ley de Moisés y Jesús, el Fariseo Nicodemo fiel practicante de la Ley no comprende las verdades del espíritu:

"Había entre los Fariseos un hombre llamado Nicodemo, que era uno de los notables entre los Judíos. Fue de noche a ver a Jesús y le dijo: "Maestro, sabes que tú has venido de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede realizar los signos que tu haces, si Dios no está con él. Jesús le respondió:

Te aseguro
que el que no renace de lo alto
no puede ver el Reino de Dios.

Nicodemo le preguntó:¿Cómo un hombre puede nacer de nuevo cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?", Juan 3:1-4


Este texto en el evangelio de Juan nos habla de la infusión de la Sabiduría, que es una verdad del espíritu. Los dos mandamientos dados por Jesús, que son un resumen de los diez, son mandamientos bienaventurados.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información requerida con la marca (*). No está permitido el Código HTML.

Suscribirse a nuestro boletín

Copyright V Evangelio © 2014. Todos los derechos reservados.