Sitio dedicado al estudio

de la Filosofia y la Etica

¿Qué es el verdadero amor? Como reconocerlo.

El amor verdadero es el Amor de Caridad, es el amor incondicional que da sin pedir nada a cambio, es el amor basado en la amistad con el otro, es decir que no se basa en el deseo egoísta de poseer lo amado, en un cierto sentido es el Amor contemplativo. Para dar un ejemplo de esto Aristóteles nos habla del amor que experimentan algunas madres con sus hijos, "el amor con gozo", se goza lo amado; esta forma de amor se da también de un modo parecido cuando la amistad es muy intensa (philia o philos en griego), así lo relata San Agustín en su libro Confesiones, el nos habla al describir la verdadera amistad, de ese amor con misericordia,  de "vivir y desear morir con el amigo".
La Biblia describe al verdadero amor: "El amor es paciente, es servicial, el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca el propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta", 1 Corintios 13:4-7.
Jesús lo expresa de otra manera en el mandamiento nuevo: "Así como yo los he amado, amanse también ustedes los unos a los otros", Juan 13:34. El verdadero amor es progresivo, tiende a la mejora y a la perfección que es la Caridad (Ágape) es por esto que el verdadero amor es un don espiritual, es decir es amor infuso. El amor de Caridad, el amor de Dios es el amor proyectado hacia toda la obra de Dios, es el amor al prójimo, a los animales, a la ciencia, por eso Jesús insiste ámense como yo los amo.
El amor es fundamentalmente un género, se ama lo que se desea, no todo amor es bueno; existe el falso, el mal amor, es el amor teñido por la concupiscencia.
El amor dirigido a los falsos bienes como el dinero, la fama, genera males y sufrimientos y es el origen de la vida pecaminosa, Jesús nos habla de la falsa felicidad y de las 4 maldiciones del sermón del monte en Mateo 6:24-26.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información requerida con la marca (*). No está permitido el Código HTML.

Suscribirse a nuestro boletín

Copyright V Evangelio © 2014. Todos los derechos reservados.