Sitio dedicado al estudio

de la Filosofia y la Etica

El problema del mal

¿Porque Dios permite el mal? ¿Si Dios es eterno y omnipotente porque el mal existe? En filosofía la existencia del mal supone para algunos autores la negación de Dios. Para comprender el problema del mal hay que entender la metafísica de Aristóteles. Aristóteles explica la diferencia entre el acto (el existir) y la potencia (la capacidad de realizar algo). Aristóteles sostiene que el acto del bien es mejor que la potencia del bien, porque en acto estamos enfermos o sanos pero en potencia podemos estar o sanos o enfermos, en el acto del bien no se dan simultaneamente los contrarios, se excluyen mutuamente. Esto significa que el acto del bien es mas completo y perfecto que la potencia del bien. En cambio en el mal el acto es peor que la potencia, es decir hay una pérdida en el proceso de los posterior a lo anterior, en algun punto del proceso llegamos a un bien.
De esto sigue una conclusión que es muy importante para la Teología de Tomas de Aquino: "el mal no existe separado de los objetos sensibles. Consecuentemente, entre las cosas primordiales y eternas no existen ni el mal, ni el error ni la corrupción". Libro IX, Capitulo IX, Libro de Metafísica de Aristóteles.
Tomás de Aquino nos explica que el mal necesita de un bien como sostén o base porque todo ser en cuanto ser es bueno, el bien es una naturaleza porque es razón de causa final de los seres: el fruto es bueno cuando esta maduro, la casa es buena cuando esta terminada. En cuanto al mal Tomas de Aquino sostiene: "decimos malo al hombre privado de virtud". Es decir para la Metafísica no existe un "mal ontologico" y esta idea la retoman Tomas de Aquino y San Agustin en la filosofia escolástica.
San Agustin en su libro Confesiones analiza que es el tiempo y porque existe el mal. En cuanto al mal el concluye diciendo que existe simplemente porque hay libre albedrio, porque tenemos libertad de eleccion, de alli la afirmacion en la Biblia que dice:

Dios creo desde el principio al hombre y lo dejo en manos de su consejo.
Eclesiástico 15:14

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Suscribirse a nuestro boletín

Copyright V Evangelio © 2014. Todos los derechos reservados.